Cuando un producto se supera a sí mismo

En este siglo vivimos el fenómeno de que cada año nuevos productos salen al mercado aunque las anteriores ediciones sean funcionales todavía. El caso de los teléfonos es el más claro ejemplo. Cada año las empresas de teléfonos inteligentes sacan nuevos móviles con más y mejores prestaciones, es el típico ejemplo de cuando un producto, o mejor, una marca, se supera a sí mismo. Las opiniones Tecnocio hablan sobre varios casos, no solo de los teléfonos móviles. Por ejemplo, los fanáticos a los patinetes eléctricos opinan sobre los diversos modelos que han salido al mercado, las diferencias entre unos y otros, los avances que con respecto a las ediciones anteriores tienen, etc.

En un mundo consumista como en el que vivimos, esto es más que normal. No hay vuelta atrás. Cada vez más y mejores empresas comercializarán sus productos y el tiempo entre un lanzamiento y otro será mucho menor que ahora. ¿Cómo sobreviviremos a esto? Bueno, recomiendo esperar a que llegue ese momento, mientras podemos consumir sin llegar a volvernos unos fanáticos incontrolables. Se trata de comprar buenos equipos, que nos hagan la vida más fácil y cómoda, pero sin volvernos locos por querer sustituirlos cada año.